El autor de este sitio no se responsabiliza por este sitio.
   
  cityzen x
  Expreso Virtual I
 

RÉQUIEM PARA UN SOLDADO CAÍDO

Es atractivo e inusitado
Surgías del piso y yo estaba,
estaba por ahí, creo en el sofá
Estaba mirando esas diatribas por la tevé
Me encantaban las muñecas contorsionistas
Pero... no había más fuerza en mis dedos

Oh, no!
Las bacterias comecarne
vienen otra vez por mí
Podría haber sido un buen viaje
lo sé y te agradezco que me hayas acompañado...

Valió la pena venir hasta aquí
voy a llevarme un par de artículos
Que belleza, el catálogo
Árboles de Taiwán, camisas sin mangas...
quisiera que estuvieran todos de vuelta
¿Puede embalarme el frasco de aceitunas?

Que desventura
El faro naufragó
¿No les parece jocoso?
Hacía 3 días que no veía tanta gente agolpada...
oliendo las...
movidas...
todas esas jugadas fétidas...
¿Mis aceitunas donde están?
Gracias... muy sensible de su parte
Adiós... espero no volver a verlos



TE GUSTÓ EL ATERRIZAJE?

Pasó mi vida y me senté en su camino. Fue terrible. Poner la cabeza abajo del martillo de forma mecánica no era algo que me agradara, pero soy descortés con la lógica. Me abrí en todas direcciones, esparciendo con temblores y crispaciones todo lo que antes fuera unidad y que enfocaba en mi pasión, que no era una, a mi alrededor. Fué gracioso. No pude evitarlo, me reí.

Voy a admitirlo, no debo ser aquel hombre complicado que sorteara los palos que le interpusiera en el camino la contrariedad, pero tengo que decirlo. Sé que mientras me quede una sola fibra de dureza, o una sola fibra de esa soberbia irrefrenable e impetuosa, sin causa y sin más finalidad que mi propio deterioro, mi desvanecimiento, mi ocaso en cámara lenta hacía una masa de carne hipersensitiva, una maraña de conexiones, terminales nerviosas irritadas paralizando el momento en el cual transcurro, la voy a tensar hasta el estallido, solo por cinco segundos más de fiebre. Mientras me queden huesos sanos, un haz de cordura y una chispa de vida, o de esa magnificente, hermosa locura, dentro de mi desarticulada mente, voy a estampar la cabeza contra el muro para abrirme paso. Voy a cavar con manos desnudas y ateridas en el suelo rocoso y gélido del porqué. Voy a caer hasta que no encuentre más suelo ni dolor. Voy a mentir hasta que me creas. Voy a salir para volver a entrar. Voy a hacerlo en tu cara para que no lo veas.

Sé que no voy a estar solo, sé que si caemos va a ser en grande. Un dominó estúpido y un poco incoherente, que encierra parte de la información que tanto buscamos y no encontramos y no queremos ver, inocua a nuestra propia naturaleza humana, que sería en realidad la naturaleza animal del humano, o tal vez la naturaleza humana del animal en que nos hemos convertido, el estado animal al que retornamos a medida que creíamos alejarnos del mismo. Y cuando partamos en cada viaje, cada trip que podría ser el último, que siempre es el primero, porque esa misma naturaleza de rebaño no nos deja aprender, como a nuestros abuelitos, vamos a sonreír como si estuviéramos en un cine, mirándole las tetas a Gina, vamos a mirarnos unos a otros, como profetas que somos, como estúpidos que somos, vamos a soltarnos y gritar...

Bingo fuel!! Te gustó el aterrizaje?



LA CAÍDA DEL SEXTO AQUEO (Pt I & II)

[I]


no te asustes
pero no mires para atrás
son demasiados caídos
                 apretá el paso

desfilá
(por favor)

por la línea
del borde

la línea de puntos
marca el camino

el principio
y el fin

-pero-
estas líneas
nunca son de puntos

   respirá

       (hondo)

un silbido
   a mis espaldas

un chasquido,
   un destello

una zarpa
   como un rayo

         la salva
            destroza mi huida

                  y el filo
                     corta mis piernas

caigo y bajo

de acá
      4 metros

                 (a través del piso)

y naufrago...



[II]

--Por la radio a todo volumen late el marcapasos de la ciudad, un imperceptible chirrido en un engranaje que lo delata, y una voz fría y sistemática dicta una y otra vez las instrucciones: "...extienda su rostro hasta el irradiador. Cerciórese de que el mensaje se cristalice, vítreo e imperfecto. Que se perpetre el cometido de aquél no lo va a exonerar de nada. Permanezca en posición sumisa. Extienda sus brazos hasta alcanzar el barandal. Puede encontrarlo frío..."--



PARÁBOLA FRÍVOLA

Saliendo a la calle,
apretando el bolso abajo del brazo,
hace frío pero parecería gustarle
como a todas las nenas de la elite

¿Sabías que la noche tiene un trayecto?
¿Sabés por donde va a pasar? Yo lo sé
No sabía siquiera que a alguien
pudiera dársele de ponerse a buscarla

El pelo me duele
muack! muack!
¿Quién habló?¿Que dijo?
¡Ya pasó!
¿Vanina sigue siendo rubia?

Párrafo extirpado
[Me resulta pavoroso como te transformás,
la forma en que mutás
las cáscaras de tu vieja piel
desprendiéndose a cada paso]



ORACIÓN PARA EL REBAÑO EN BUSCA DE LA OFERTA

Al fin!! Al fin!!

De sus cuevas ha salido ya

Por fin!! Por fin!!

El rebaño buscando está

Amén!! Amén!!



EL GRITO Y LA PARED DE AZULEJOS

El pelo se le revuelve
se le mete en la boca
baja por la traquea
se le enreda en la lengua
se le enreda en el cuello
boquea en dirección al estuario
tapizado en mármol y desesperación
en lisonjas apócrifas, blasfemias,
promesas herrumientas en descomposición...

Un yogurcito a la hora del almuerzo,
una pausa, una bocanada de cáncer
El preludio de la consumación
de otro crimen fútil
un último esfuerzo que nunca acaba
ni es último
un esfuerzo descolorido sin objeto
No hay voluntad
ni ánimo

La boca del subte la traga y la escupe
la ciudad le patea los pies
le pisa los talones
como el recuerdo de los buques cargueros
de la puerta de tejido, de un pórtico a oscuras
de hedor agrio a vómito viejo,
agrietado, descascarado, rancio
quizá tanto como sus excusas
quizá tanto como sus promesas

La mesa empapelada en garabatos le da calor
le congela el pecho
le da hambre y le da sed.
La noche y su vida se consumen bosquejando
la llegada de un "día D".
Desarma el desarrollo de la jornada:
la que pasó y la que rueda en su dirección
palpa el cansancio con la yema de sus ojos
la fatiga que ha crecido de ayer a hoy...
 
El grito del despertador la va a encontrar
arrebujada
seca, pastosa
confundida, anciana
como ese nuevo día que nada tiene de nuevo
todo en él agonizantemente similar al anterior
Antesala de una descarga de estática
de un cielo rasgado a su espera.
A la espera de tantos otros

Y el primer golpe de sol, y el primer azote de frío
y el viento afila sus uñas contra su rostro
y contra sus manos
Y arrastra de ellas, de entre sus dedos trémulos
incapaces de protegerlo
el último suspiro del sueño nocturno
efímero e infantil
magullado y sacrificado
a través de otro día en el infierno.


.
 
  Esta página a recibido a 20218 visitantes (36348 clics a subpáginas) hasta ahora. Obviamente buscaban otro sitio.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Licencia Creative Commons
Las "obras" contenidas en esta página están bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.